Saltar al contenido

Santos que se celebran el 10 de diciembre

Que santo se celebra hoy 10 de diciembre

El 10 de diciembre se celebra la festividad de Santa Lucía. Se trata de una muy antigua fiesta cristiana que conmemora a una mártir romana de origen siciliano, que fue perseguida por su devoción al cristianismo. Sus representaciones más comunes muestran a Santa Lucía con los ojos vendados, lo cual simboliza su fe ciega en Dios.

Santos de hoy 10 de diciembre

.

-Santo Juan de la Cruz.

-Santa Alejandra.

-Beato Francisco de Asís.

-Bienaventurado Juan de Ribera.

-San Melitón de Sardes.

-Santa Iulia Emília de Marseille.

-Venerable Miguel Pro.

-Santo Tomás de Aquino.

-Santa Gertrudis de Nivelles.

-Santa Candida de Jesús.

Historia del santo principal del dia

El santo principal que se celebra el 10 de diciembre se llama Santa Elena de Constantinopla. El 10 de diciembre se conmemora el día en que Santa Elena, también conocida como Helena de Constantinopla, murió.

Santa Elena fue una monja bizantina de origen noble que nació en el año 250 aproximadamente durante el reinado de su padre, Constantino I. Después de la muerte de su padre, decidió convertirse en monja para servir a Dios.

Durante su vida, se destacó por sus esfuerzos por promover el cristianismo y ayudar a los más pobres. A pesar de su nobleza, vivía en la más absoluta modestia.

En el año 326, Santa Elena tuvo la inspiración de ir en busca de los objetos sagrados que habían servido para crucificar a Jesús en la cruz. Después de mucha búsqueda, encontró la Cruz de Cristo, piezas de la Corona de Espinas, algunos clavos y tablas de madera.

Santa Elena regresó a su monasterio en Constantinopla con los restos cristianos y allí los entregó para su adoración por los fieles. El 10 de diciembre de 327, Santa Elena se reunió con el papa Silvestre para honrar los hallazgos. Se cree que Santa Elena murió después de la reunión con el papa.

Desde aquel día, se celebra el 10 de diciembre como el día de Santa Elena. Esta devota monja fue canonizada como santa el 18 de mayo de 1717 por el Papa Clemente XI. Santa Elena es venerada como símbolo de fidelidad y devoción cristiana.

Preguntas frecuentes sobre la onomástica del día 10 de diciembre

¿Cuáles son los nombres que se celebran el 10 de diciembre?

El 10 de diciembre se celebran los nombres de Melchor, Melchoir y Mel.

¿Qué nombres corresponden al 10 de diciembre en el calendario religioso?

En el calendario religioso los nombres para el 10 de diciembre son Melchor, Melquior y Mel.

¿Cuál es el significado de los nombres que se celebran el 10 de diciembre?

El significado de los nombres que se celebran el 10 de diciembre está relacionado con la tradición bíblica. Melchor significa «rey de luz», Melquior significa «rey de piedras preciosas» y Mel significa «rey de la prosperidad».

¿Existen variantes de los nombres que se celebran el 10 de diciembre?

Las variantes de los nombres que se celebran el 10 de diciembre son Melquias, Melquisedec y Melchisedec.

¿Existen otros eventos que conmemoran el 10 de diciembre?

El 10 de diciembre se conmemora el Día de los Derechos Humanos, el Cumpleaños de la Constitución española y el aniversario de la Resolución de la Asamblea General sobre los Derechos del Niño.

¿Por qué se celebran los santos?

¿Qué son los santos?

Los Santos son seres humanos especialmente venerados por la Iglesia Católica como siervos de Dios por sus grandes actos de vida cristiana. Su devoción es un medio para motivar a la Iglesia a seguir su ejemplo y honrar su memoria.

¿Cómo comenzó la devoción a los Santos?

La devoción a los Santos se remonta al principio de la Iglesia, cuando los cristianos recurrían a los sufrimientos de Cristo y a los mártires para evocar sus virtudes y edificar su vida cristiana. Esta devoción se desarrolló gradualmente con el paso del tiempo, expandiéndose desde los mártires del principio a todos los santos de la Iglesia.

¿Por qué se celebra a los santos?

La Iglesia celebra a los Santos porque son modelos de vida cristiana que nos ayudan a comprender cómo seguir fielmente a Cristo. La celebración de los Santos nos alienta a imitar sus virtudes y nos muestra cómo la gracia de Dios puede transformar nuestra vida.