Saltar al contenido

Santos que se celebran el 4 de agosto

Que santo se celebra hoy 4 de agosto

?

El 4 de agosto se celebra a San Juan Bautista, también conocido como el «mártir de la luz».

Santos de hoy 4 de agosto

1. San Juan María Vianney (Santurrón),

2. San Jesús de África (Mártir),

3. Santa María Faustina Kowalska (Santa moderna),

4. San Dominic de Guzmán (Fundador de la Orden de Predicadores),

5. San Donato (Mártir),

6. San Jácome (Mártir),

7. San Pedro Julián Eymard (Fundador de la Congregación de la Sagrada Familia de Nazaret),

8. San Hilario de Poitiers (Obispo y teólogo).

Historia del santo principal del dia

El santo principal que se celebra el 4 de agosto es San Juan María Vianney, también conocido como el «Curé de Ars». Nació en Francia en 1786, era el menor de seis hijos y estaba destinado a convertirse en sacerdote. Se educó en el seminario de Lyon y fue ordenado sacerdote y asignado a la parroquia de Ars. Allí comenzó un ministerio entregado e impresionante.

Dedicaba largas jornadas a escuchar las confesiones de los feligreses de la parroquia. Sus sermones eran asequibles e inspiradores. Hubo quienes rumoreaban que milagrosamente podía leer el corazón de la gente. Esto desencadenó una gran cantidad de peregrinos que acudían a Ars a confesarse ante el padre Vianney.

Durante los 18 años siguientes, San Juan María Vianney construyó una fama local y eventualmente se hizo conocido en toda Francia, y pronto en toda Europa. El Papa León XIII le nombró patriarca de los curas rurales y fue visitado por numerosos obispos y líderes de la Iglesia. Finalmente el 4 de agosto de 1859, murió de agotamiento, y fue beatificado el 31 de mayo de 1905 por el Papa San Pío X. Fue canonizado el 31 de mayo de 1925 por el Papa Pío XI.

Preguntas frecuentes sobre onomástica del 4 de agosto

¿Quién es el santo del día 4 de agosto?

El día 4 de agosto se celebra el santo de San Juan María Vianney, conocido como el Cura de Ars. Fue un sacerdote católico francés, cuyo nombre figura en el Libro Blanco de los Santos y Beatos.

¿Cuál es la oración asociada al 4 de agosto?

La oración asociada al 4 de agosto es:

“¡Oh santísimo Cura de Ars! Modelo incomparable de cómo conducirse como sacerdote, cuya obra divina seguimos todavía hoy; concédenos librarnos de todo pecado, jamás olvidarnos de la memoria de tus espléndidas virtudes y que, realizando todos tus consejos, merezcamos alcanzar el alegre cielo de la santa felicidad eterna. Por Nuestro Señor Jesucristo. Amén”.

¿Cuál es el significado del nombre Juan María?

El nombre Juan María hace referencia a una combinación del nombre bíblico más conocido, Juan, que significa «Dios es misericordioso» o «el Señor es misericordioso»; y María, nombre de origen hebreo relacionado con la palabra Mar, que significa «amar todo lo que es bueno», y con el verbo «ver mal» o «visions de mal».

¿Por qué se celebra el 4 de agosto?

El 4 de agosto se celebra el día de San Juan María Vianney, también conocido como el Cura de Ars. Se celebra en su honor desde 1832 por sus esfuerzos por dar a conocer el Evangelio a los habitantes de la localidad de Ars, Francia.

¿Por qué se celebran los santos?

¿Cuál es la historia detrás de la celebración de los santos?

La celebración de los santos se remonta a la antigüedad. Los cristianos tempranos celebraron ciertos ricos hombres y mujeres que vivieron según la enseñanza de Jesús. Estas personas se llamaban mártires. Hoy en día, la celebración de los santos tiene un gran significado. Representa la viabilidad de una vida según la palabra de Dios y nos inspira a hacer lo mismo.

¿Por qué se honran a los santos?

Se honra a los santos por el modo en que vivieron sus vidas de acuerdo a los principios cristianos y por haber dado su vida para defender la Fe. Conmemorar la vida de los santos nos ayuda a recordarnos el camino hacia la santidad y a reflexionar sobre nuestro propio deseo de vivir un cristianismo profundo.

¿Qué significado religioso tiene la celebración de los santos?

Las celebraciones de los santos tienen un significado profundo e importante para todos. Recuerdan a los fieles que la fe en Dios es algo real y que, a pesar de las dificultades de la vida, hay mucha esperanza para llegar a la santidad. Estas celebraciones nos ayudan a concentrarnos en los ejemplos de vida espiritual de los santos y nos animan a vivir nuestras vidas de acuerdo a sus enseñanzas.